Para los amantes de la luminosidad, del minimalismo y del ambiente agradable e informal, os recomendamos dar un giro a vuestros hogares con el estilo escandinavo. Con esta decoración, además, podrás reutilizar elementos anteriores y crear magníficos espacios.

Claves del interiorismo nórdico

  1. Utiliza tonos claros (beige, gris o blanco) en las paredes para intensificar la luz.
  2. Deja que la luz inunde las estancias y evita las cortinas opacas. Por la noche utiliza varios puntos luminosos con lámparas de pie, mesa o techo creando calidez.
  3. Usa muebles prácticos y sencillos en madera pura con líneas rectas y combínalos con otros en cobre, vidrio o latón.
  4. Tejidos naturales como el algodón, la lana o el lino en tonos claros, rayas o flores. Combínalos con cuero y pieles.
  5. Suelos claros en madera con alfombras mullidas, que aportan ese toque rústico de esencia nórdica.

Aporta luminosidad y encanto a tu hogar con el estilo escandinavo.

estilo-escandinavo-interiorismo-1

estilo-escandinavo-interiorismo-2

estilo-escandinavo-interiorismo-3

estilo-escandinavo-interiorismo-4

estilo-escandinavo-interiorismo-5

estilo-escandinavo-interiorismo-6

estilo-escandinavo-interiorismo-7

estilo-escandinavo-interiorismo-8

estilo-escandinavo-interiorismo-9